KURIOSOS
"La ignorancia afirma o niega rotundamente; la Ciencia duda."

¿Qué es el sonambulismo?

El sonambulismo ―también llamado noctambulismo― es un trastorno que ocurre en los niveles más profundos del sueño. Las personas que padecen estos desórdenes, mientras duermen, pasan a un estado leve de conciencia donde pueden realizar actividades que usualmente se llevan a cabo cuando estamos plenamente conscientes.
Algunas de ellas pueden ser tan inocuas como sentarse en la cama, caminar por el cuarto, escribir, fregar, pero también pueden entrañar peligros para la vida del sujeto, como manejar un auto o subirse a grandes alturas. En general, parece ser que las acciones sonambúlicas son especies de rutinas, movimientos simples repetidos; sin embargo, se han reportado casos de conductas de gran complejidad.
Los sonámbulos usualmente no guardan registro de los sucesos nocturnos o conservan escasos recuerdos de ellos. Aunque algunos elementos los hacen parecer despiertos ―ojos abiertos, dinamismo―, si nos fijamos en detalle sus expresiones son alteradas: visión fija y vidriosa. Un evento de sonambulismo puede durar tanto algunos segundos como media hora.
Muchas teorías intentan explicar las causas de este trastorno, más común de lo que imaginamos. Se piensa que puede haber retardos en los procesos de maduración del sistema nervioso. Por otra parte, las probabilidades de que se dé el fenómeno en los hijos aumentan cuando sus padres son sonámbulos. La tendencia a heredar el desorden no se relaciona con los sexos, ocurre del mismo modo en hembras y varones. Algunos aspectos ambientales señalan el uso de narcóticos o el exceso de cansancio en el organismo.
Los sonámbulos pueden tomar diversos medicamentos para disminuir la ocurrencia de estos sucesos, como son las benzodiazepinas. No obstante, en muchos casos basta con una higiene adecuada del sueño y con descansar las horas necesarias para el cuerpo. Naturalmente, es recomendable mantener lejos de los durmientes accesorios peligrosos y cerrar ventanas y puertas que puedan llevarlos a recibir lesiones físicas.