KURIOSOS
"La ignorancia afirma o niega rotundamente; la Ciencia duda."

¿Cómo protegerse de los rayos?

Los rayos o relámpagos son un espectáculo para la vista que podemos disfrutar durante una tormenta eléctrica. Pero debes saber que pueden ser muy peligrosos y hasta mortales. La muerte por descarga eléctrica producida por rayos es la segunda causa de muerte relacionadas al clima, después de las inundaciones.
De todas maneras no hay que sentir pánico ni temor ante una tormenta eléctrica. Con algunas pocas y simples prevenciones estarás completamente a salvo. Se calcula que cada segundo caen cerca de 100 rayos en todo el mundo, y no es frecuente que alguno cause daños. Pero igualmente, para saber cómo protegerte de los rayos, aquí van algunos consejos que nos dan los especialistas:
Busca refugio:
Si estas al aire libre, vuelve a tu casa o métete en cualquier edificación que puedas. Si esto no es posible busca refugio permaneciendo dentro de un automóvil o cualquier estructura de metal. Si tampoco puedes encontrar esto, pues lo mejor sería quedarse en una zona con muchos árboles.
Precauciones en casa:
Cuando llegues a tu querido hogar, cierra todas las ventanas y no utilices ningún artefacto eléctrico como teléfonos, televisores, computadoras, lavarropas, aparatos de audio, etc. Tal vez te aburras pero si cae un rayo en tu casa, la descarga eléctrica viajará a través de los cables de la red eléctrica y si estas usando algún artefacto conectado a la red, puedes resultar seriamente herido.
Además deberías desconectar completamente todo ya que una descarga puede destruir tu ordenador, teléfono, televisor o cualquier aparato eléctrico o electrónico que este conectado a la red.
¿Donde quedarse?
En el campo abierto, toda estructura aislada como casas, árboles o antenas suelen atraer rayos. Es una muy mala idea refugiarse bajo un árbol o letrero publicitario si es lo único que hay a la vista. Si no encontramos otro refugio mejor y no podemos volver a casa, lo mejor sería permanecer sentados en el suelo con los pies juntos y sin apoyar las manos en el piso. Las zonas altas tampoco son un buen refugio.