KURIOSOS
"La ignorancia afirma o niega rotundamente; la Ciencia duda."

¿De qué están formados los pelos?

La epidermis de los mamíferos tiene una curiosa característica: se recubre de unas terminaciones delgadas y largas llamadas pelos. Es una propiedad exclusiva de esta clase de animales y todos la poseen, e incluso algunas criaturas como los rinocerontes, elefantes y armadillos, aparentemente lampiños, tienen pelos alrededor del hocico, en la punta de la cola, etc.
El pelo funciona como protección frente a determinadas condiciones ambientales como el clima o los depredadores. Está compuesto mayormente de proteínas y no contiene ni vasos sanguíneos ni nervios. Los pelos individuales suelen contener pigmentos —excepto en los casos de albinos, claro está—. Su núcleo está formado de células epiteliales cubiertas de escamas finas y achatadas, que se organizan en columnas rodeando una médula central.
La raíz de cada pelo está insertada en un hoyo tubular llamado folículo piloso. El pelo crece desde la base de esta estructura y es alimentado por los vasos sanguíneos en una papila que se extiende hacia la raíz capilar. Cada folículo tiene un músculo diminuto que mantiene parado el pelo. Muchos mamíferos tienen en algunas zonas de su cabeza pelos táctiles dotados de nervios sensores que le permiten reconocer el ambiente.
En los seres humanos el crecimiento del cabello comienza desde los estados embrionarios y va adoptando formas distintas en la medida que el individuo se desarrolla. La pubertad es una etapa donde se producen cambios considerables en el organismo, y entre ellos se incrementan los vellos del cuerpo, especialmente en los genitales, y en la barbilla para los hombres.
La forma del pelo es una de las características hereditarias más importantes y fidedignas. Sus rangos de estructura y color ofrecen información sobre la procedencia racial de muchos seres humanos.