KURIOSOS
"La ignorancia afirma o niega rotundamente; la Ciencia duda."

¿Cómo se forman las auroras boreales?

Por: Matias Dominguez
La aurora boreal se forma cuando los protones y electrones cargados emitidos desde el sol penetran el campo magnético de la tierra y chocan con los átomos y las moléculas en nuestra atmósfera. Estas colisiones resultan en incontables estallidos de luz pequeños, los cuales son llamados fotones, los cuales forman la aurora. Las colisiones con el oxígeno producen las auroras rojas y verdes, mientras que el nitrógeno produce los colores rosas y violetas. Esta reacción rodea las regiones polares de la Tierra y ocurre a una altitud de entre 65 y 650 kilómetros en una zona llamada la "Aurora Oval."
Comúnmente la aurora boreal ocurre entre latitud de 60º a 75º, pero durante grandes tormentas geomagnéticas, los óvalos se expanden ecuatorialmente y pueden alcanzar los 30º de latitud o más. En el hemisferio norte son llamadas auroras boreales (luces del norte) y en el hemisferio sur aurora austral (luces del sur).
Una aurora puede ser observada cualquier noche desde el anochecer hasta el amanecer mientras esté oscuro, lo cual exluye las noches de verano de Alaska. El mejor momento para verlas es entre la medianoche y las 2 de la madrugada. Hay un ciclo solar de 11 años que controla el tempo de la aurora. El pico más reciente en el ciclo ocurrió entre 2000 y 2001. Se ha predicho que el próximo pico ocurrirá entre 2013 y 2014.
La aurora boreal nace cuando las tornetas del sol forman vientos solares, o grandes corrientes de partículas cargadas viniendo hacia la Tierra. Estas corrientes podrían llegar a tener diez millones de megawatts de poder eléctrico. O sea, poder suficiente para iluminar a Los Angeles. Generalmente, les lleva hasta tres días llegar a la atmósfera de la tierra a esas corrientes de partícula; que cuando llegan y golpean la atmósfera de la Tierra, excitan a los átomos contenidos en la misma.
Estos átomos tienen un estado de energía mayor que el normal, y por lo tanto quieren volver a un estado más normal de energía. Estos átomos excitados expulsan la energía excesiva en forma de calor, o en el caso de la aurora, en forma de luz.