KURIOSOS
"La ignorancia afirma o niega rotundamente; la Ciencia duda."

¿Cómo se formó la Tierra?

La Tierra no es más que un pequeño e insignificante punto en el Universo, y a pesar de que su función en el todo es desestimable, para nosotros, habitantes de este planeta, es crucial comprender su origen y desarrollo. No podemos explicar la formación de la Tierra desde un punto de vista filosófico o metafísico, pero sí desde un punto de vista científico.
Para explicar cómo se formó la Tierra es necesario situarnos hace 4.500 millones de años, en un momento en el que el Sistema Solar estaba en formación. Obviamente, no podemos disociar la Tierra del Sol y el resto de planetas del sistema, pues su origen está estrechamente relacionado, tal como sus movimientos en el día de hoy.
Hace unos 4.500 millones de años el Sistema Solar estaba en formación, y era una nebulosa de polvo y gases que se había condensado en una parte de la Vía Láctea. Parte de esta masa se convirtió en una esfera incandescente que fue el Sol, y otras masas se formaron a su alrededor y comenzaron a orbitar alrededor de él: los planetas. Entre ellos, por supuesto, encontramos la Tierra
En su origen la Tierra era simplemente una masa incandescente como el Sol, pero con el correr del tiempo su exterior se fue solidificando poco a poco, hasta dar lugar a la corteza terreste tal como la conocemos hoy: el suelo sobre el que estás parado.
En el proceso de formación de la Tierra, los volcanes jugaron un papel central, y con sus erupciones hacían que las masas de lava aumentaran el espesor de la corteza, y a la vez generaban muchísimos gases. Estos gases se depositaron alrededor de la corteza terrestre, y dieron forma a lo que se conoce como Atmósfera I.
Esta atmósfera no es la que conocemos hoy, pero fue la responsable de permitir la formación de agua en estado líquido, y con el correr del tiempo evolucionó hasta conformar la atmósfera actual. Esta permitió la formación de vida, y aún hoy nos protege de impactos de meteoritos, los vientos solares y nos permite conservar la temperatura y características climáticas de nuestro planeta.