KURIOSOS
"La ignorancia afirma o niega rotundamente; la Ciencia duda."

¿Qué es el código de barras?

Los códigos de barras unidimensionales están basados en un conjunto de líneas paralelas verticales de distinto grosor y espaciado que en su conjunto contienen una determinada información, como el país de procedencia, la empresa fabricante o la referencia de inventario, por poner unos ejemplos.
El grosor de las líneas y los espacios se leen a gran velocidad por medio de dispositivos ópticos, y se procesan y almacenan con base en un sistema digital binario, donde todo se resume a sucesiones de unos y ceros tratables directamente por los ordenadores, permitiendo así un más eficiente control de la información.
Este método de aplicación global tiene las siguientes ventajas:
•una más ágil lectura de los artículos y libre de errores.
•rápido control del inventario o stock de mercancías.
•agilidad al etiquetar precios al no ser necesario hacerse sobre el artículo.
•control de envío y seguimiento de artículos y, en general, mejora de la logística.
•posibilidad de extraer conclusiones de mercadotecnia al conocer las ventas en tiempo real.
•mayor facilidad para relacionar los artículos en el ticket de compra.
•mayor eficiencia por la rapidez de los procesos de lectura.
•eficaz control de accesos y presencia de empleados.
•mejor control de calidad y servicio al cliente.
•mejora en el control de los puntos de venta por la centralización de información.
Pero no realiza esas funciones solamente, además el código de barras puede formar parte del diseño del producto como hacen los diseñados por la empresa japonesa Design Barcode, especializada en crearlos con un diseño atractivo, como un atributo más del packaging y una extensión visual de la marca.
Veamos algunos ejemplos:
Nota sabionda: Los códigos de barras en dos dimensiones, también denominados bidis, pueden ser leídos y procesados también por distintos dispositivos. La aparición de programas para teléfonos móviles con cámara que leen estos códigos 2D han popularizado su uso en Japón y Europa. El código recibido en el móvil tras el pago sirve de entrada en espectáculos o para recibir información y descargar juegos.